Sábado, 25 de febrero de 1911

DESDE TÁBARA

“Amigo Director:
Ampliando las noticias que precipitadamente ayer les envié, debo participarle que serían las tres de la tarde cuando grandes grupos, formados por niños y mujeres, recorrieron las calle de la villa dando mueras a don Agustín Alfageme, dueño del monte El Encinar.

Los alborotadores llevaban banderas con letreros alusivos a la manifestación.

Momentos después de anochecer, próximamente a las ocho, el motín volvió a reproducirse, pero tomando parte en el mismo más de 200 personas, que se colocaron en las inmediaciones de la casa-palacio, comenzando a apedrear los miradores y balcones hasta conseguir destrozarlos por completo.

Por momentos, aumentaba el numero de manifestantes, hasta el extremo de que, a las nueve, puede decirse que el pueblo en masa se hallaba amotinado, razón por lo que la benemérita se vió imposibilitada de impedirlo.

Los revoltosos partieron las puertas de las paneras, y lograron apoderarse de unas 800 fanegas de trigo que encerraban; terminando por incendiar aquellos edificios, parte de la casa-palacio y del hermoso convento. El incendio duró trece horas.

Cual si fueran pocos estos destrozos, los amotinados talaron los árboles del jardín e hicieron añicos los muebles del palacio, terminando por apedrear también la casa del guarda del Encinar.

Aun cuando a la hora en que escribo (diez noche) se ha recobrado la tranquilidad, no será dificil que el alboroto vuelva a reproducirse ante la presencia de la numerosa fuerza de la Guardia civil que se espera, pues se ha pedido a los puestos inmediatos.

Si algo anormal ocurre, ya será conocido por los lectores del HERALDO.

Suyo afectísimo amigo,

El corresponsal.


23-2-911.”

Sábado 25 de febrero de 1911
HERALDO DE ZAMORA
DIARIO DE INFORMACIÓN, POLÍTICO E INDEPENDIENTE
Siglo II - Año XVII - Núm. 4.143


"Un motín.

ZAMORA. (Viernes, noche.) En el pueblo de Távara, de esta provincia, ha estallado un motín. El pueblo se situó en la plaza frente al palacio del Sr. Alfageme dando gritos y apedreando el edificio, con rotura de todos los cristales de las ventanas, echando abajo las puertas y prendiendo fuego a la parte posterior de la casa.

Los amotinados, para conseguir el incendio, burlaron la vigilancia de la Guardia Civil, que era escasa, por no hallarse más fuerza en la localidad.

El gobernador civil, tan pronto como tuvo conocimientos de los sucesos, ordenó el envío de fuerzas para calmar los ánimos.

Aunque el fuego continúa, porque no se dispone aquí de material extintor de incendios, la tranquilidad de los ánimos ha renacido.

El motín puede considerarse como sofocado, pero el edificio ha quedado destruído.

Las turbas, en los momentos de exacerbación, penetraron en la casa del Sr. Alfageme, llevándose gran cantidad de trigo y otros cereales que en ella se hallaban almacenados, sin que pudiera evitarlo la pequeña fuerza de la Guardia Civil."

Sábado 25 de febrero de 1911
CORRESPONDENCIA DE ESPAÑA
Num. 19372

FUENTE: prensahistorica.mcu.es


Sábado 25 de febrero de 1911
ABC. Edición 1ª pag.10
Num. 19372
fuente: ABC. Hemeroteca

No hay comentarios:

Publicar un comentario