Ecos del motín 100 años después

24 de febrero de 2011


Hoy publica el periódico digital La Opiniñon de Zamora un breve artículo sobre el motín. En ningún momento se indica que estos hechos ocurrieron realmente en 1911, espero que ninguno pueda llegar a pensar que los tabareres siguen lidiando contra señoritos terratenientes ni quemando palacios. Cito el artículo entero:

Un madrileño origina la rebelión
al no cumplir el acuerdo sobre «El Encinar»

El terrateniente vendió el monte, apalabrado a los tabareses, a Faramontanos por 325.000 pesetas


CH. S. Los tabareses pleitearon una y otra vez para conseguir la supresión del pagos de las rentas y prestaciones que debían dar al Marquesado de Tábara, pero no lo consiguieron, ni cuando en el año 1811 por las Cortes de Cádiz y por la ley de 1837 en teoría era abolido el régimen señorial. Si tenían la razón no se la daban, que el Señor mantenía su poder, y cuando la tenían pues se la quitaban.

Cuando el siglo XIX caminaba hacia su final el Marquesado de Tábara estaba en manos de la duquesa viuda de Pastrana, cuyos herederos optaron por vender la práctica totalidad de las rentas del antiguo señorío. Cambiar tierras por monedas. Entre los compradores estuvieron José Rodríguez, de Benavente y Andrés Trueba y Pardo, vecino de Tábara y senador, a cuya muerte, su viuda, vendía parte a un vecino de Madrid: Agustín Alfageme Pérez.

Todo apunta a que el origen del motín estuvo en que Agustín Alfageme llegó a un acuerdo verbal con los vecinos de Tábara para venderle el monte de «El Encinar» por 250.000 pesetas. El problema surgió cuando los tabareses conocieron que de un pueblo vecino le habían hecho una oferta mejor y Agustín les traicionó, falto a su palabra, extendiendo la escritura que al fin y al cabo era lo que valía, a favor de los vecinos de Faramontanos por 325.000.

Las dependencias del Marquesado de Tábara se ubicaban en la manzana de la iglesia de «La Asunción», a su derecha esta el convento y a la izquierda la casa-palacio y más junto a la esquina el Monasterio.

fuente:www.laopiniondezamora.es

Hay que añadir al conjunto arquitectónico del Palacio de los Marqueses de Távara y al Convento, adjunto a éste, todo el edificio perpendicular a este último y que se unía al mismo por un arco-pasarela (hoy desaparecido) según me contó mil veces mi abuelo. Este edificio no era otra cosa que el Colegio Dominico que luego pasaron a ser las dependecias de la Casa Cuartel de la Guardia Civil en tiempos del Señor Alfageme y del motín.

Otro artículo más extenso donde se hace un poco de historia para poder entender la situación en la que se encontraban los vecinos de la villa antes del conflicto y su desencadenante: El motín cumple 100 años

Como curiosidad, sabemos que el autor de dicho artículo consultó antes este blog, pues copia literalmente algunos fragmentos del mismo, como el testimonio de Leoncio Díez, declaraciones que, sin llegar a tener un rigor histórico, forman parte de aquello que oyera yo de crío referente a cuando estuvo preso mi bisabuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario