Por el pan y las patatas II

Prólogo (continuación)


Autor

Manuel García Fincias


El tesorero municipal tenía la tercera llave del arcón de los frailes. Su relación con el marqués, que ultimamente visitaba mucho su palacio tabarés, era de confianza por sus conocimientos contables, a la vez tenía un hijo colegial en el Colegio de la Villa y prometía el chaval ser uno de los grandes misioneros dominicos que evangelizarían las Filipinas o el Japón.

Cuando intimaron el Capitán General de la Frontera y el Tesorero en las licencias que permitía la guerra con Portugal visitaban el señorío y hacían proyectos de industralización como la primera fábrica de harinas con motor y usaban a su antojo los privilegios del cargo en igualdad con el señor, el tesorero junto al Alcalde Mayor convencieron al Marqués de la necesidad de expulsar a los dominicos.

El Prior que tenía la otra llave del arcón mantenía una campaña contra el marqués por sus ideas liberales. Había sido Primer Ministro con Isabel II, y le acusaba de sus abusos como es el caso de la hija natural que había tenido en Litos, La Menora.
Los dos llaveros, el municipal y el señorial, bloquearon las cuentas del convento y del colegio y contestaron a los frailes con los mismos abusos y además les acusaron de carlistas; un año después y mediante un decreto real fueron exclaustrados los frailes, corría el año 1835.
Foto del cáliz del que sí había una pista
a modo de plano de dónde se había enterrado
para que no se lo llevaran los Pastrana, los Trueba, etc.,
en el pago del Cáliz cerca de la Chana.


- Joseph, reza con nosotros.

Era la hora del ángelus y las labores se paraban mientras tañían las grandes campanas de la Torre y del Convento, nuevas, que estrenaba espadaña-campanario.


- Pascual, me cuentas la historia del arcón de los frailes pero no dices qué tesoros ocultaba cuando éstos dejaron el Convento y su Colegio.
- Carbajalino, estaba vacío. El cáliz, procedente de las primeras platerías americanas, había desaparecido.




- Señor Fincias, dicen que los dos frailes sobrinos de la Marquesa de Pastrana don Juan Ron y 
don Sebastián Zabaleta están recuperando el Convento.

- Están inventariando todo para venderlo: el señorío y el convento ya están en la mira de un industrial benaventano aunque parece que un senador que hizo fortuna en América junto a su esposa doña Pura, un tal Trueba, están en mejor posición.

- ¿Vas a quedarte en Tábara, Joseph?

- Pascual eres el único que me llama así, ahora se escribe José. Tú que tienes tantas tierras del señorío podías cederme algunas para labrarlas. Ah! Tu nombre no se escribe Pasqual, con “q”.

- Ya te dije donde desenterrar una preciosa marrana que murió. ¿Qué hicistes con ella?

- Venderla desde aquí hasta Otero en raciones.
- Va a enfermar toda esa gente.
–Nadie sabía de qué había muerte la cerda de mas de trescientos kilos–.

Las muchas propiedades que tenía Pascual Fincias en arriendo simbólico, dos gallinas, el heredero del Tesorero que decidió con el Marqués y el Alcalde Mayor la expulsión de los dominicos veía como en pocas décadas su señor cambiaba y no había un poder intermedio entre él y los colonos. Se echaba de menos la intermediación de los Frailes.

Eran tiempos de reivindicación y miseria. El Señorío había conseguido en Alcañices y después en la Audiencia de Valladolid ratificar todos sus derechos feudales. Se estaba gestando el motín de 1904. 
Pascual que heredó también su religiosidad de su padre y de su abuelo El Tesorero estaba colaborando con el Cura como Sacristán y ayudando a mantener su Iglesia del Arrabal de San Lorenzo y, entonces, había dirigido una instancia al Sr. Obispo de Astorga para que no retiraran el crucero de piedra de su sitio (la cruz de piedra en el camino de San Lorenzo). 


Don Pasqual Fincias pidió firme resguardo de la instancia dirigida al Ilustrísimo Señor Obispo de la Diócesis de Astorga para que no se levantase la cruz que existe extramuros de dicho arrabal de San Lorenzo.
Recibo del escribano y notario Don Higinio Camino de la Rosa padre de León Felipe en 1880.

- Don Higinio, ¿qué tal su hija recién nacida y esposa?

- Bien, Pascual. Has conseguido que no se mueva la Cruz de Piedra de su sitio que bien pueden los propietarios del prado de la Cerería, que tienen la bendición por cabecero, hacer el portillo de entrada por otro sitio.
- Sirva esta instancia también para el Juzgado Comarcal que está presentada demanda para que no se mueva el crucero del camino que une las romerías locales con sus pendones y danzas de San Mamés cuando van por pascua los de San Lorenzo y los de Tábara a la ermita de los santos.
- Son 50 reales de vellón, bien podréis pagarlos entre todos los que con harta devoción queréis que siga la cruz de piedra en el camino real y a la vez de los romeros de San Mamés y San Blas.
- No olvide señor notario que el Cristo de la Urna procesiona todos los Viernes Santo desde la plaza mayor hasta la cruz donde este cristo articulado junto al crucero de piedra representa una escena drámatica única por estas tierras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario